62 Y saliendo fuera Pedro, lloró amargamente