52 Y ellos, después de haberle adorado, se volvieron a Jerusalén con gran gozo