31 Y respondiendo Jesús, les dijo: Los que están sanos no necesitan médico, sino los que están enfermos