13 Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores