31 Y le rogaban que no les mandara ir al abismo