48 Y él dijo: Confía hija, tu fe te ha salvado; ve en paz