21 Entonces Pedro acordándose, le dice: Maestro, he aquí la higuera que maldijiste, se ha secado