27 No es Dios de muertos, mas Dios de vivos; así que vosotros mucho erráis