38 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad es presto, mas la carne enferma