30 Y les mandó que no hablaran esto de él a ninguno