37 Y respondiendo él, les dijo: El que siembra la buena simiente es el Hijo del hombre