33 Ellos le dicen: Señor, que sean abiertos nuestros ojos