3 Y si alguno os dijere algo, decid: El Señor los necesita. Y luego los dejará