18 Y llegando Jesús, les habló, diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra