4 Bienaventurados los que lloran (enlutados), porque ellos recibirán consolación