48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto