31 Y los demonios le rogaron, diciendo: Si nos echas, permítenos ir a aquel hato de puercos