38 Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies