6 y ahora nuestra alma se seca; que nada sino maná ven nuestros ojos