29 El camino del SEÑOR es fortaleza al perfecto; pero es espanto a los que obran maldad