3 La perfección de los rectos los encaminará; mas la perversidad de los pecadores los echará a perder