7 Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza; y la esperanza de los malos perecerá