4 La mujer virtuosa es corona de su marido; mas la mala, como carcoma en sus huesos