5 El justo aborrece la palabra de mentira; mas el impío se hace odioso y abominable