14 El corazón entendido busca la sabiduría; mas la boca de los locos se alimenta de locura