15 Todos los días del pobre son trabajosos; mas el de buen corazón tiene un convite continuo