25 El SEÑOR asolará la casa de los soberbios; mas él afirmará la heredad de la viuda