10 Sentencia divina está en los labios del rey; en juicio no prevaricará su boca