28 El hombre perverso levanta contienda; y el chismoso aparta los príncipes