3 Encomienda al SEÑOR tus obras, y tus pensamientos serán afirmados