33 La suerte se echa en el regazo; mas del SEÑOR es el juicio de ella