9 El corazón del hombre piensa su camino; mas el SEÑOR endereza sus pasos