28 Aun el loco cuando calla, es contado por sabio; el que cierra sus labios es entendido