7 No conviene al loco la altilocuencia; ¡cuánto menos al príncipe el labio mentiroso