15 La pereza hace caer en sueño; y el alma negligente hambreará