18 Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se excite tu alma para destruirlo