21 Porque los rectos habitarán la tierra, y los perfectos permanecerán en ella