13 No ames el sueño, para que no te empobrezcas; abre tus ojos, y te saciarás de pan