23 Abominación son al SEÑOR las pesas dobles; y el peso falso no es bueno