8 El rey que se sienta en el trono de juicio, con su mirar disipa todo mal