30 No hay sabiduría, ni inteligencia, ni consejo, contra el SEÑOR