15 Hijo mío, si tu corazón fuere sabio, también a mí se me alegrará el corazón