22 Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies