17 Detén tu pie de la casa de tu prójimo, no sea que hastiado de ti te aborrezca