23 Considera atentamente el rostro de tus ovejas; pon tu corazón al ganado