26 Los corderos son para tus vestidos, y los cabritos son para el precio del campo