6 Mejor es el pobre que camina en su perfección, que el de perversos caminos, aunque sea rico