30 No pleitees con alguno sin razón, si él no te ha hecho agravio