25 Tus ojos miren lo recto, y tus párpados enderecen tu camino delante de ti