13 y no oí la voz de los que me castigaban; y a los que me enseñaban no incliné mi oído